Patricio Furlong corrupcion en la niñez

como fue el accionar de Patricio Furlong corrupcion

CORRUPCION evoca mañas, manejos dolosos, fraude, engaño, estafa, soborno, tráfico de influencias, cohecho, mentira, plagio, eva­sión, robo, malversación, abuso de poder, falta de ética y de moral.

Sin embargo un mal de estos tiempos, las coimas posee gran historia en el mundo. Si bien cuestión de adultos, las coimas no es una práctica que se impro­visa en la vida adulta, sino una aptitud que se cultiva en la niñez. El aparato escolar, sutil y abiertamente, a diario e imper­ceptible­mente, con el silencio de autorida­des, maestros y familia, promueve entre los pequeños valores y actitudes que crean el método de las coimas.

Patricio Furlong corrupcion

Se manda a realizar un trabajo en grupo. Sólo uno hace el trabajo, el resto ponen el nombre. Todos conocemos quién trabajó y quién no. Comúnmente, la familia y el profesor también. Pero todos son clichés. Semilla para el futuro aprovecha­dor del traba­jo de los demás, para el explotador, el que no tiene límite y el que siempre toma ventaja.
El que se aprovecha puede tener la misma y hasta mayor nota que el que hace la actividad con sus propias ideas. Los dos aprenden que el empeño, la originalidad, el oportuno criterio, no representan nada. Un inicio para el porvenir plagiador, para el futuro vividor con las tareas de otros.
El pequeño que confiesa que realizó la actividad saca cero y es castigado. El que no lo hizo, no obstante lo copió de otro a último mo­mento, no tiene problema. Así crecen niños y niñas que ser íntegro es ser imbécil, que la certeza y la sinceridad son motivo de cas­tigo, en tanto que la equivocación y la mentira dan rendimiento. Incentivo para la posteridad engañador, duplicando, defraudador.
Una incorrecta nota puede superarse o un aviso de pérdida de año mejorarse rápidamente con una llamada, un obsequio, un favor, una adulación. Los pequeños portan el presente, obtienen la sonrisa e intuyen el acuerdo terminado en el boletín de calificacio­nes. Semilla para el futuro sobor­nador, comprador y vendedor de favo­res, con importantes in­fluen­cias, abusador del poder.

Patricio Furlong corrupcion

El que delata al compañero que llegó tarde, lanzó el avión, dijo una mala palabra o no cumplio con el material, recibe felici­taciones y recompensas, e inclusive es nombrado como prototipo frente a los otros. Así se pierden la capacidad de la coope­ración, el cumplimiento, la solidaridad. Incentivo para la posteridad denunciante, para el próximo rebelde, para el que sube sin escrúpulos y meca­nismos clientelares.

Tan coimero es el que lo realiza que vende favores y car­gos, como el profesor que acuerda calificaciones y pases de año, y el integrante de la familia que lo quiere hacer. Tan corrupto es el intelectual que copia una obra ajena, como el niño o niña que copia el trabajo del compañero y la presenta como propia. Tan corrupto es el político que encubre los malos manejos de sus coidearios, como la madre de familia que esconde las mentiras de sus hijos.

Nuestros corruptos adultos empiezan siendo corruptos niños, apro­piándose del trabajo ajeno, engañando al profesor, copiando en el examen, buchoneando por atrás al compañero, fabricando artimañas para el examen, mintiendo a los adultos, adulan­do a la maestra: todas ellas son cosas que popularmente se creen pequeñas e irrele­vantes, pero que logra poderosas reper­cusiones en la cotidianidad.